ANCESTROS SAS

Ancestros

Prevenir el Alzheimer

En Ancestros te contaremos cómo prevenir el Alzheimer de una forma sana y sencilla, pensando en el cuidado del adulto mayor. Recuerda que el desarrollo de esta enfermedad depende de muchas condiciones del entorno para acelerarse o incluso detenerse. Es por esto que te recomendamos seguir los consejos que te damos en Ancestros, hogar geriátrico, para que tu abuelo goce de una buena vejez.

Conoce la enfermedad y cómo prevenir el Alzheimer

El Alzheimer es un tipo de demencia que se da particularmente en adultos mayores y tiene un carácter degenerativo progresivo. Se manifiesta en el adulto mayor por la dificultad para recordar información y problemas para realizar tareas como hablar o caminar. Asimismo, como cambios repentinos en el humor. Actualmente, el Alzheimer afecta a más de 50 millones de personas y le cuesta al sistema público de salud cerca de un trillón de dólares anuales. 

A pesar de que las causas de esta enfermedad aún no se han entendido del todo, se puede asociar a que ciertos factores favorecen su aparición. Las causas genéticas y ambientales son las que permiten que la enfermedad se desarrolle con mayor facilidad. Generalmente, la enfermedad se desarrolla en personas de la tercera edad que superan los 65 años, por lo que se confunde con el envejecimiento. Otros de los factores que pueden ayudar a que se desarrolle el Alzheimer son traumas craneoencefálicos, depresión clínica y alta presión sanguínea. 

Sus Síntomas

En la fase inicial, el Alzheimer se manifiesta con dificultades para relacionar eventos, así como disminución en la capacidad para retener información. De igual manera, se puede relacionar con la apraxia, agnosia y dificultades para el uso del lenguaje. Esto hace que cuando un adulto mayor es diagnosticado con Alzheimer, deba ser internado en un hogar geriátrico puesto que requerirá una supervisión permanente.

En su fase intermedia, las dificultades de habla se hacen evidentes, llevando al abuelo a sustituir palabras y una pérdida progresiva de las capacidades para leer y escribir. La coordinación motriz se pierde, y la ejecución de secuencias de movimientos complejos conlleva un mayor riesgo de caídas y lesiones en el adulto mayor. Esta etapa del Alzheimer, también empiezan a presentarse dificultades para recordar familiares y conocidos, lo que muestra el impacto en la memoria de largo plazo. 

Finalmente, para los pacientes con Alzheimer severo, que se da en la etapa avanzada, se encuentran dificultades para articular frases, hasta perder completamente el habla. En esta etapa es necesario realizar pruebas de tejido para poder diagnosticar fácilmente el avance de la enfermedad así como su pronóstico para el paciente. 

¿Cómo prevenir el Alzheimer en el adulto mayor?

Actualmente, muchos estudios han demostrado que existen diferentes maneras de tratar y prevenir, aunque no curar, el Alzheimer y su desarrollo en el adulto mayor. Ten en cuenta el factor positivo de una buena nutrición. Se ha demostrado que es fundamental una buena alimentación para lograr este objetivo principal: prevenir el Alzheimer. De igual manera, se han encontrado tratamientos farmacológicos que tienen un efecto positivo para ayudar a que los neurotransmisores puedan afectar funciones cognitivas del paciente.

Estos fármacos pueden ayudar a prevenir el avance de la enfermedad y reducir el impacto de los síntomas como la capacidad funcional de los abuelos, así como sus funciones cognitivas. Estos tratamientos tienen una eficacia comprobada por estudios médicos para las fases iniciales de la enfermedad, teniendo menores resultados en las fases avanzadas. Sin embargo su uso suele traer algunos efectos adversos que incluyen náuseas y vómito, así como calambres musculares, disminución del apetito y del peso corporal. 

Alternativas extra

Otras alternativas al uso de fármacos suelen incluir  una sana alimentación y constante actividad física, son vitales para prevenir la enfermedad. Asimismo,  una dieta rica en vitamina B, antioxidantes y ácidos grasos, son esenciales para mejorar las condiciones de salud en los adultos mayores. La alimentación deberá incorporar pescados, frutas y verduras, y también incluir arándanos, cacahuates y las denominadas “catequinas” de té», cuyo aporte nutricional puede ayudar a mitigar el efecto de la enfermedad.

De igual forma, es importante recordar que los adultos mayores requieren una constante estimulación de sus habilidades cognitivas, estimulando las funciones que aún conserva el paciente. En un hogar geriátrico Bogotá, por ejemplo, se puede encontrar que una intervención psicosocial puede favorecer a mejorar el comportamiento y la respuesta emocional del paciente. Al incorporar diferentes actividades podemos ayudar a retrasar el avance del Alzheimer leve reduciendo la ansiedad y los cambios bruscos de humor del adulto mayor.

La estimulación cerebral como ayuda adicional

Otra manera de estimular la actividad cerebral del adulto mayor puede ser realizar actividades intelectuales como jugar ajedrez, completar crucigramas, o inclusive leer en voz alta. De igual manera, aprender idiomas o desarrollar nuevas habilidades intelectuales se suele relacionar con una aparición tardía de la enfermedad, por lo que estudiar puede ser una buena alternativa. También, se sugiere que los adultos no se aíslen y que puedan mantener una vida social activa, en entornos seguros y, de ser necesario, bajo la supervisión de un cuidador.

Cuando la enfermedad se detecta, es pertinente entender que los adultos mayores necesitarán un cuidado especial para poder darles mayor seguridad y facilitar la adaptación a los cambios que se presenten. Se pueden realizar rutinas simples, apoyándose en el uso de etiquetas en los objetos de uso cotidiano, así como restringir el acceso a sitios poco seguros. En algunos casos, la dieta deberá cambiar puesto que el adulto mayor puede llegar a presentar dificultad para pasar la comida.

Prevenir el Alzheimer | Ancestros

Ancestros

Ven a disfrutar de nuestras amplias instalaciones. Encontrarás variedad de actividades planeadas para cada uno de los adultos mayores que ingresan al hogar Ancestros.