Plasticidad cerebral

Muchas veces escuchamos que las neuronas de las personas dejan de crecer y desarrollarse a medida que pasa el tiempo. Esto no solo es falso, sino que también es un prejuicio que puede hacer que las personas dejen de desarrollar su potencial a lo largo de su vida. El cerebro cambia física, funcional y químicamente, a medida que adquiere una habilidad o a medida que mejora la habilidad. Usted sabe esto por instinto. Algo debe estar cambiando a medida que mejora o a medida que avanza su cerebro. Esto es lo que se conoce como Plasticidad cerebral, un concepto explorado en los últimos años y que ha demostrado que el cerebro permanece evolucionando a medida que las personas desarrollan actividades a lo largo de su vida.

descarga

Es por esto que los especialistas recomiendan que las personas mantengan en funcionamiento sus cerebros a través de la práctica de actividades que les ayuden a mantener las conexiones sinápticas, que son las encargadas de hacer que la información fluya por nuestro cerebro, activas y en buenas condiciones.

Tal como se afirma en la página del Dr Merzenich, pionero del estudio de la plasticidad cerebral, el cerebro empieza un proceso degenerativo natural a partir de la tercera o cuarta década de vida y por ello debe mantener en constante estimulación el cerebro. En este periodo las personas dejan de aprender formalmente y se dedican a poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de su vida académica.

A partir de la tercera década de vida las personas deben preocuparse por mantener en constante aprendizaje el cerebro. Cursos de idiomas, manualidades, artes, especializaciones; todo aquello que involucre el aprendizaje de nuevas habilidades favorece la plasticidad cerebral. Esto genera cambios a nivel funcional, químico y físico, que a su vez generan flujos constantes de actividad que evitan la aparición de trastornos degenerativos como lo son el Alzheimer o demencias asociadas.

En la tercera edad, es importante involucrar a estas personas para que se mantengan activas. Involucrarlos en los procesos de aprendizaje de los niños, o mostrarles cómo hacer uso de nuevas herramientas tecnológicas, no solo es bueno para su cerebro, sino que la compañía que les brindes será invaluable.

No hay comentarios

Agregar comentario