EL RIESGO DE LAS CAÍDAS EN NUESTROS ABUELOS

Después de los 65 años, el deterioro cognitivo se hace notable en algunas personas. Esto puede causar no solo problemas para relacionarse, sino que también puede afectar sus funciones motoras, y es aquí cuando pueden presentarse episodios en los que un tropiezo puede significar una complicación mayor. Cuando las personas mayores no tienen la adecuada supervisión pueden sufrir lesiones severas debido a las caídas.

Jean Gajardo, terapeuta ocupacional de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile dice al respecto “Las caídas son una situación de relativa frecuencia en la vejez, y que pueden tener un impacto distinto al de otras edades. Las consecuencias que las caídas tienen en los adultos mayores no sólo se relacionan con el aspecto físico (como podría ser una fractura o alguna herida) sino que también puedfot-espacio-caidas2-inv15e involucrar aspectos afectivos y motivacionales. Estas consecuencias no deben ser subestimadas en relación a los tratamientos post caídas y el éxito que estos tengan en la reinserción de la persona mayor en su ambiente y actividades previos”.

Otro de los problemas que puede traer una caída es el llamado Síndrome post caída, que puede hacer que las personas, luego del accidente, eviten diferentes actividades que puedan llevarlos a revivir el episodio, o conductas como apoyarse en diferentes objetos, o incluso evitar desplazarse por temor a caerse. Este tipo de conductas de evitación no son favorables para mantener niveles sanos de actividad en un adulto mayor.

Se recomienda que la persona se mantenga activa y practique desplazamientos en diferentes direcciones y tipos de superficies para promover una marcha adecuada. También deben realizarse adecuaciones locativas que permitan mitigar los riesgos que pueda correr, tales como bandas anti deslizantes y barandas de apoyo en los baños y escaleras. Sobre todo se recomienda supervisión y actividades físicas constantes.

No hay comentarios

Agregar comentario