El abandono al adulto mayor

En la actualidad el culto a la juventud y lo superfluo ha dejado de lado los valores tradicionales que se promovían hasta hace un par de décadas. La obsolencia programada parece abarcar cada una de las esferas de la sociedad llegando incluso a abrazar a las personas. Cuando el adulto mayor empieza a ver disminuidas sus capacidades, las familias a su cargo recurren a diferentes alternativas.

Lastimosamente se ve que una de las alternativas es el abandono indiscriminado en centros públicos o de caridad, incluso en la calle, donde se desentienden del porvenir  de esta persona. Las cifras de abandono son alarmantes y se deben principalmente a que la población tiende a aumentar su esperanza de vida, pero con menos personas que quieran hacerse cargo de ellos.

soledad 2

También se da el caso opuesto en el que la familia decide hacerse cargo y realiza los cambios necesarios para que el adulto mayor tenga las comodidades en su entorno familiar. En este caso el adulto mayor tiene compañía en los momentos en que la familia coincide en su espacio y una gran cantidad de tiempo permanece solo o bajo el cuidado de una persona ajena a la familia. En estos casos las adecuaciones locativas no son suficientes y los riesgos que puede correr un adulto mayor aumentan considerablemente.

Los centros geriátricos ofrecen una alternativa adecuada y efectiva. Ofrecen espacios adecuados y controlados en diferentes niveles. Como la atención especializada se brinda 24/7, tanto la medicación, alimentación, y cuidados especiales son atendidos eficazmente por el personal del centro. Pero más allá de esto existe la ventaja de servir de centros de encuentro con personas similares

No hay comentarios

Agregar comentario